Máquinas de escribir

En 2011, en India, cerró la última fábrica de máquinas de escribir del mundo. Estas máquinas escribieron la historia desde fines del siglo XIX hasta fines del XX, cuando fueron silenciadas por los procesadores de texto de las PC. Algo de sus almas quedó en los teclados y en la memoria de nuestros dedos. Pero sus pesados cuerpos reposan en placares, altillos y mercados de pulgas de todo el mundo.

También en 2011, pero en EEUU, abrió la primera fábrica de “máquinas de escribir historias” del mundo. ¿Qué es esto? Se trata de plataformas de inteligencia artificial capaces de transformar automáticamente datos duros en historias. El proyecto fue fundado con el nombre de “Narrative Science”, por expertos en ciencias de la computación, ingeniería, inteligencia artificial y periodismo, para ayudar a las compañías a interpretar y elaborar el vertiginoso ritmo de datos que las desborda desde la revolución digital. Las primeras pruebas se hicieron en crónicas de juegos de béisbol, luego se pasó al terreno de la economía y de allí a otros rubros. El software resultó eficaz para generar, mediante complejos algoritmos, contenidos atractivos con una estructura narrativa lógica. El programa puede incluso escribir simultáneamente en múltiples formatos (ya sean largos artículos, informes comerciales o tweets) y en diferentes tonos o estilos, adaptados a cada perfil de lector.

¿Ciencia ficción o ciencia de la ficción? ¿Qué consecuencia traerá este invento? ¿Qué pasará con los tradicionales periodistas y con los nuevos “community managers” en el próximo siglo?

Te invitamos a explorar esta nueva “máquina de escribir historias” en: www.narrativescience.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *